jueves, 8 de octubre de 2009

Mi hija me regalo un parto maravilloso. Me siento fuerte...llena de amor.

Azul, mi primera hija, nació por cesárea, en un parto que no fue y que dejo una herida emocional muy grande por no haber podido darle a mi hija ese nacimiento que luego comprendí nos robaron. Cuento esto porque considero a mis hijas mis grandes maestras y Azul fue, con su nacimiento, la que me mostro el camino...gracias a ella pude darle a su hermanita Juana el nacimiento respetado que tanto soñé. Este es mi parto sanador, mi nuevo comenzar...

Estaba en la semana 42 y nada...Juana estaba de lo más cómoda en mi útero y no había señales de que quisiera salir de ahí.
El martes 22/09 a las 19 comenzaron mis primeras contracciones, tan esperadas!!. Que placer poder SENTIR. Eran bastante suaves cada 20 min. Yo estaba sola con Azul en casa y decidí pedirle a mi mama que la pase a buscar, sentía que si iba a suceder y Azul estaba ahí no iba a poder y quería dejar que fluya, que suceda...Preparamos su ropita, le di un pañuelo mío y le dije que si me extrañaba lo abrazara fuerte que yo iba a estar con ella, después me conto mi mama que le dio un beso antes de dormir y que no se separo del pañuelo en toda la noche...yo estaba con ella y ella estaba conmigo.
Puse música, mirar a mi alrededor y ver mis cuadros, las fotos de Azul...era de lo mas estimulante...estaba en casa y no me iba a ir a ningún lado...un placer.
Nico llego a eso de las 21.30 y las contracciones comenzaron a ser cada 7 min... èl controlaba el tiempo y yo iba perdiendo el control. EN cada contracción pensaba "déjala pasar" y luego venia ese respiro maravilloso, que me fortalecía para volver a empezar. Mi casa tomaba lentamente un nuevo color...descubrí lugares de mi casa en los que nunca había ni siquiera frenado y de repente pasar una contracción colgada de la escalera estaba bueno, ahora miro la escalera y me rio-
No quería que Nico me hablara durante la contracción, me daba calor y cuando se iba mucho frio, mi gata me miraba...puedo decir que estuvo todo el tiempo conmigo, atenta...ella compartía lo salvaje de la situación.
Nico compañero, disponible...me arma la pileta...una que nos dio la partera especial para partos, se infla y es toda acolchonada. Que diferencia pasar las contracciones en el agua!! Entre una contracción y otra me dormía. Así estuve hasta las 7 am, "salió el sol y se paro todo" le dije a la partera, re enojada...tenía tantas ganas de que sucediera y se había frenado...Ahora puedo ver que sabio fue mi cuerpo, las ultimas contracciones me habían dejado temblando y mi cuerpo dijo "euge, hasta acá...después seguimos" Tenia 4 cm de dilatación y lo que había pasado era un pre parto. 4CM!!!! que felicidad...yo dilataba! mi cuerpo funcionaba! Juana iba a nacer y estaba sucediendo...Sentía una especie de amor por las contracciones, eran mías...mi cuerpo...tan esperadas.
La llamo a Raquel , bastante nerviosa y le digo que se freno todo, ella me propone aprovechar y descansar...y eso hice...me dormí con nico una siesta. Después me levante y me fui a comprar un helado...copado salir.
A las 17 hs comienzo suavemente otra vez con contracciones cada 10 min. La partera me propone tomar 1/2 prostaglandina (oral, es una pastilla que hacía que me den contracciones pero no como las del suero con oxitócica sintética, sino que estimulaba mi propia hormona) Le tenía miedo a la pastilla...me daba miedo pasar una contracción eterna y pedir a gritos una anestesia. Sabía que no hay muchas inducciones con cesáreas anteriores, menos en la semana 42 y menos en casa...osea, era tirarse a la pileta. Me sentía como en la película matrix, tenia la pastilla en mis manos y me la tome...Chuf chuf miedos! yo voya parir!!
La pastilla me dio un ritmo que me faltaba...comenzaron a ser cada 4 min las contracciones, pero eran de las mías...venían...si dolían, pero es ese dolor que tanto leí describir a otras mujeres, es ese dolor que te conecta con tu bebe, ese dolor tan necesario, un dolor que sigue de placer, porque siempre da respiro, y ese respiro es un nuevo empezar. La asistente de la partera llego a las 23.30, me encontró en la pileta. Yo estaba muy concentrada...no me importaba nada del afuera...estaba viviendo eso que tanto espere. Me revisa, tenia 7cm de dilatación y Juana estaba alta todavía...pronostico 5 o 6hs mas...QUE??"No voy a poder" pensé...PENSE...inmediatamente lo solté...mi cuerpo me decía otra cosa.
Las contracciones se hacían más fuertes y todos se preparaban para una noche larga.
En ese momento necesite de Nico, lo agarre del brazo y me colgué de el...había una energía muy sexual en ese momento, que linda esa intimidad, ese poder entregarse con todo a lo que estaba pasando...Llego Edith, mi partera a las 24 hs. Ellas respetaron amorosamente ese momento de intimidad que estábamos pasando con Nico.
Deposite en las parteras toda mi confianza...ellas se encargaban de ver los latidos de Juana, tomarme la presión, estar ahí, asistiéndome...y yo solté todo pensamiento, todo miedo...yo sabía que todo estaba bien...me sentía ultra positiva, es que había esperado tanto este momento que lo estaba viviendo con el máximo placer. Yo no hablaba, solo sentía...y me respetaban.
Edith me sugiere amorosamente meterme en la pileta. Me metí. Sentía como mi cara se iba transformando, me acorde de teatro, y acompañaba cada contracción con la voz, con un sonido que salía desde lo más profundo. En la contracción abría grande los ojos, intentaba abrir lo más posible...
Empecé a sentir esas ganas de hacer caca, si esas!! Inmediatamente pensé "estoy re cerca" y empecé a pujar, ahí nomas...con todo...la partera me sugiere hacerlo más suave porque me iba a quedar sin fuerzas. No podía más suave. El cuerpo iba solo.
Me revisa "Esta re cerquita!!" me dijo..."AY que buenoooooo" dije yo , sonriendo...si puede sonar re loco...pero sonreí! me toque y sentí la cabecita de Juana re cerca...riendo le digo a las parteras "Esta todo re bien por aca!!" jaja. Ahí puje re fuerte y sentía como Juani empujaba desde adentro. Era un intenso trabajo de equipo, estábamos juntas...
Quise salir de la pileta, había leído que los bebes que nacen en el agua tardan más en respirar asique no quería...cuando me voy a parar para salir de la pileta otro pujo re fuerte y pum se encajo..."Ay esta ahiiiiiiii!!" me sentaron en la sillita de partos, Edith me sostiene una pierna, Nico otra, y Daniela se agacha para recibirla...RECIBIRLA!! ESTABA NACIENDO!! Y EN MI CASA!!
Un pujo fuerte y sale la cabeza...SENTI la cabeza de mi hija, que placer!
La partera me dice: "Euge en la próxima contracción , con todo que ya nace"
"AHh que buenoooo" dije..."Vamos Juana, vamos Juanita fuerza!" alcance a decir antes de que llegue ese último pujo...con todas mis fuerzas deje que mi hija pase por mí, y paso...paso su cuerpito...y yo lo sentí todo...se escucho ese llanto...mi hija había nacido. 1.57 am realmente rápido...Tardo 42 semanas en querer y 2 pujos en nacer.
"Gracias Juana, soy tu mami!" le dije mientras tosía y estornudaba. El cordón no se corto in mediatamente, esperamos a que deje de latir...así ella comenzó a respirar suavemente y yo le decía "Esto es respirar Juani, lo haces muy bien...naciste!"



Me la puse al pecho...me olía...si, me olía...y yo no lo podía creer!!
En ningún momento fue separada de mi cuerpo, creo que por eso tiene tanta paz...y yo también.
Que felicidad absoluta, pude parir a mi hija......pude parir en mi casa...respetada yo, respetada mi hija, en una experiencia inolvidable, intima. PUDE PARIR EN LIBERTAD, fue tal cual lo soñé y la recompensa está en mis brazos...



Juana mi princesa, gracias por el parto que me regalaste, gracias hijita mía por venir a esta familia y tal como te lo prometí acá están los brazos calentitos de mama, este pecho que te amamanta cuando vos quieras y mi mirada siempre disponible...voy a encargarme de que te sientas tan a gusto acá afuera como estabas adentro.

1 comentario:

Neri dijo...

Estoy con lágrimas en mis ojos, porque mis hijos son también niños que se sienten tan cómodos en mi útero que les cuesta salir. Mi hija nació de más de 42 semanas en una cesárea de urgencia que mermó todas mis ilusiones como mujer, que truncó mi vida, mis ganas de vivir. Pasé una depresión post-cesárea que casi me cuesta mi familia, esa familia que nació por cesárea. Mi segundo hijo que hoy día tiene 19 meses llegó a este mundo por sorpresa cuando mi primera hija tenía un año. Pero no supimos de su existencia hasta que fui a una rutinaria revisión del ginecólogo y para entonces ya tenía 11 semanas. Mis hijos se llevan 22 meses. Y mi segundo hijo sanó en gran medida mi herida emocional de la cesárea, porque lo parí, yo podía... me siento muy identificada contigo. Eres una valiente!!!!
Felicidades!!!