domingo, 10 de abril de 2011

La obesidad infantil hará que la esperanza de vida disminuya por primera vez

La obesidad infantil que sufre la sociedad actual provocará que la esperanza de vida disminuya por primera vez en la edad contemporánea, según explicó hoy a Efe el doctor Albert Feliu, miembro del grupo de trabajo sobre la obesidad de la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica.


Feliu, quien participa en Gran Canaria en un Congreso de Cirugía de la Obesidad, aseguró que la obesidad infantil "no deja de ser el fondo de un iceberg que va a eclosionar dentro de unos años" y que hará que se reduzcan las medias en las expectativas de vida, actualmente fijadas sobre los 84 años para las mujeres y los 76 los hombres. En su opinión ahora se puede ver lo que pasará en el futuro, ya que "los niños son más obesos que sus propios padres y esto a la larga creará un problema muy serio".


Albert Feliu dijo que las causas de la obesidad infantil son "multifactoriales" y, en ese sentido, apuntó a la disminución del ejercicio físico -motivado por otras actividades lúdicas- y, también, al cambio de hábitos alimentarios, con incorporaciones de otros países a la dieta del Mediterráneo. "Más que sustituir, los nuevos hábitos se han ido incorporando a nuestra dieta y se ha aumentado, en gran medida, la cantidad calórica que ingieren los niños", subrayó. Para Feliu las soluciones son "difíciles", y cree que su invitación a un Congreso de Cirugía de la Obesidad le llega porque "los pediatras estamos fracasando en prevenir la obesidad infantil".


A su juicio, probablemente, "los pediatras están fracasando" porque, aunque no son los únicos responsables, "somos los que vemos el problema y debemos llamar más la atención a la ciudadanía tanto de lo que sucede ahora como de lo que ocurrirá en el futuro". En esa línea, señaló que desde la pediatría se tiene que hacer "un esfuerzo" para cambiar los hábitos alimentarios desde la primera infancia. Así, cuando un pediatra liberaliza la dieta de un niño, aproximadamente al año de vida, llega un momento en el cual se suele decir que "ya puede comer lo que quiera". Esa frase es "mal interpretada" y los pediatras "tampoco hemos sido capaces de dar el mensaje correcto", porque comer lo que quiera no significa comer de todo y en grandes cantidades. Para Feliu, de alguna forma, a partir del primer año de vida e incluso antes, se tendría que hacer una labor formativa con los padres para intentar que las dietas sean lo más equilibradas y menos calóricas posibles, que incorporen frutas, verduras, en cantidades justas, y que eviten los excesos de grasas. Ese control en la dieta, acompañada de actividades lúdicas y familiares en las que se incorporen la actividad física, "probablemente sean las claves de la prevención". A partir de ahí, aseguró, influirán las escuelas y los medios de comunicación, ya que se avecina un trabajo que hay que afrontar desde diversos puntos de vista y desde muchas instituciones.


"Los médicos tienen su responsabilidad, pero también las instituciones políticas y las propias empresas de alimentación, que tienen que coger el testigo y empezar a recomendar, porque, al fin y al cabo, esto también les puede beneficiar de alguna forma", concluyó.

Fuente: Efe

4 comentarios:

Una madre Pikler dijo...

Exactamente yo lucho porque el medico dice lo que quiera y seguramente eso no incluye coca cola, helado y demas alimentos no sanos ni para los grandes. Los otros dias en mi experiencia con una profesional formada en loczy que nos dedico 2 horas de consulta, pudimos hablar de proporcion de lacteos, frutas y verduras e incluso con explicaciones mas nutricionales. Fue muy enriquecedor, pero es verdad que en el apuro de la consulta habitual no se puede abordar ese tipo de temas. Muy buena la nota, muchas gracias,
Lucrecia

SB dijo...

hola. me gustaria enviarte información acerca de un documental que se va a emitir en National Geographic el 1 de mayo sobre embarazos con problemas,, si quieres que te envie la informacion, dime por favor a que e-mail.el mio es sandra@sbcomunicacion,com

Ileana dijo...

El problema es que se sigue considerando la obesidad como un problema en el que sólo cuentan las calorías.

Relacionado con la obesidad infantil no está solo el sedentarismo y la comida basura (que también) pero hay otros factores que nunca se mencionan: principalmente la escasa lactancia materna y el desamparo emocional de los niños.

Gracias!!! Un saludo!!!

Marta dijo...

Estamos frente a una problemática realmente importante, es necesario poder dejar los malos hábitos detrás, muchas veces ni si quiera hay apoyo por parte de los gobiernos, tenemos que saber que el sobrepeso en el embarazo también pude ser perjudicial pues podemos trasmitirles graves problemas de salud a nuestros bebés.